La evolución de las sillas de coche para bebés

942 37 13 00
La evolución de las sillas de coche para bebés

La venta de sillas de auto en Santander es una de nuestras actividades principales. Por ello, nos gustaría dedicar este post a repasar un poco la historia de este elemento de seguridad para nuestros peques.

El avance de este tipo de silla se aprecia con mayor intensidad al tener en cuenta que, en los primeros años de existencia de los coches, cada vez que tenían que viajar a bordo de uno, los bebés eran metidos dentro de sacos, y no por su seguridad, sino para evitar que molestasen al conductor. No obstante, la velocidad que estos primeros modelos alcanzaban no era lo suficientemente alta como para plantearse la implementación de una medida más efectiva.

Ya en la época de la fabricación en serie que trajo el fordismo, el número de automóviles comenzó a aumentar de manera prácticamente exponencial, con el consiguiente aumento del tráfico. De este modo, en el año 1930 se fabricaron las primeras sillas de auto en Santander para bebés. Aunque el objetivo seguía siendo impedir que el niño se moviera durante el trayecto, implícitamente también contribuía a evitar que sufriera daños físicos en caso de accidente o frenazo brusco.

En la década de los 60, la seguridad del niño comenzó a ser una prioridad para los fabricantes y diseñadores de sillitas. Sin embargo, el primer modelo creado exclusivamente para proteger al niño tuvo ventas muy escasas, debido a la poca consciencia que la población tenía sobre los accidentes en carretera. De este modo, se llevaron a cabo varias campañas de información para alertar del peligro de llevar a un niño sin la protección necesaria.

Hoy en día, la tecnología busca reducir al mínimo la posibilidad de que el frágil cuerpo de los niños resulte dañado en un accidente, y es precisamente este el objetivo principal que tenemos en Críos Infantil: proteger a los tuyos.